La psicoanalista argentina Dra. Virginia Ungar es la Presidenta Electa de I.P.A. (sigla en inglés de Asociación Psicoanalítica Internacional).

Es la primera vez en la historia de la IPA que una psicoanalista mujer y especialista en niños y adolescentes llega a ocupar la Presidencia de dicha Institución.

Conocedores de la trayectoria profesional, de la ética, de la honestidad de la Dra. Ungar nos enorgullece que haya participado junto a nosotros desde su inicio en la Carrera de Prevención y Asistencia Psicológica en Infancia y Niñez de la Facultad de Psicología de la UBA

Dialogando con la Dra. Virginia Ungar:

M.P.R.: Cada vez que he sido invitada por alguna Asociación Psicoanalítica en el exterior al hablar de su constitución, siempre aparece su nombre ligado a los inicios de la misma. ¿Nos puede hablar de esa tarea que usted ha desarrollado durante tantos años?

V.U: En realidad yo he colaborado con la organización de espacios o departamentos de psicoanálisis de niños y adolescentes en algunas de las sociedades e institutos de formación latinoamericanos, como ejemplo el NIA (núcleo de infancia y adolescencia) de la Sociedad Brasilera de Psicoanálisis de Porto Alegre.

A Porto Alegre he viajado durante varios años una vez por mes y daba grupos de estudio, supervisiones grupales e individuales.

En realidad, las dos sociedades de API de Porto Alegre (la otra es SPPA) me contrataron para dar grupos de estudio y supervisiones.

Fue muy gratificante ver como crecía el grupo en número y en entusiasmo por al análisis de niños y adolescentes hasta compartir espacios en jornadas y congresos nacionales e internacionales con los que habían sido los analistas que formaban parte de los grupos de estudio.

M.P.R.: ¿Qué lugar piensa darle en la formación profesional al estudio del psicoanálisis de niños y adolescentes?

V.U:Actualmente, y desde hace 4 años, coordino un comité de Formación Integrada de la API.  Este comité propuso la posibilidad de formarse de manera simultánea en psicoanálisis de niños, adolescentes y adultos de manera opcional.

La base de esta propuesta es que en los últimos años hay una creciente conciencia de que los conceptos psicoanalíticos sobre el desarrollo son una parte integral de la teoría analítica.

Un programa de este tipo permite un potencial incremento de la exposición de todos los analistas al desarrollo y funcionamiento infantil, así como la parte infantil siempre presente en el adulto y su dinámica.

 M.P.R.: La Argentina es un polo indiscutido del psicoanálisis internacional, sin embargo nuestra producción textual no tiene el reconocimiento en otros países al no ser traducida al inglés y eso restringe la difusión de nuestros aportes. ¿Ha pensado usted en este tema?

V.U:Este es un tema que constituye uno de mis objetivos: lograr que la producción psicoanalítica latinoamericana sea mas conocida afuera de nuestra región.

Para esto, como lo dice en su pregunta, es imprescindible que se traduzcan y publiquen mas trabajos y libros de autores de nuestra región

Por una parte hay que destinar recursos para traducciones y por otro, estimular a nuestros autores a que envíen trabajos a publicaciones del exterior

M.P.R.: Conozco de su larga experiencia clínica en el trabajo con problemáticas autistas. ¿Podría decirnos cómo ha influido esto en su práctica profesional?

V.U:El trabajo con niños del espectro autista ha tenido una gran influencia en mi trabajo con pacientes de todas las edades

La experiencia en la práctica y la enseñanza del método de Observación de Bebes con el método Bick ha enriquecido mi capacidad de observación y la tolerancia a momentos prolongados de no comprensión. También me ha enseñado a describir y a conjeturar y a intervenir con más mesura a la hora de interpretar en la sesión.

El trabajo con niños con desarrollo detenido es duro y doloroso pero gratificante como pocos, enseña mucho sobre la percepción de la belleza del mundo y sobre el nacimiento de la capacidad simbólica.

Le debo mucho a mi maestro Donald Meltzer en su aliento a que trabaje con niños autistas